La Rueda de San Roque

Comida de caridad que los vecinos realizaban para los pobres.

Fiesta de la Rueda en Duña

La popular fiesta de San Roque se celebra el 16 de agosto en los núcleos de Bustablado y Duña. En esta jornada se organiza la llamada «Rueda de San Roque», una comida en honor al santo que se ofrece a los devotos que acuden a visitarlo. El plato consiste en un guiso de carne de vaca, con garbanzos y chirivías, sazonado con azafrán y sal. Su origen se remonta a una promesa hecha hace varios siglos, durante una epidemia de peste.

Leer más…

La rueda de San Roque se ha venido celebrando desde tiempos inmemorables en la pradera de San Roque, para cumplir un voto perpetuo de los vecinos de Bustablado, Duña y Toporias (Udías), por el favor concedido en la época de las pestes, que les libró de la epidemia.

En la «Caseta de los Pobres», en Duña, se prepara el cocido de garbanzos que se va a repartir a todos los asistentes. La preparación se hace la noche antes de la festividad, colocando las ollas alrededor del fuego, y ofreciendo a los asistentes el caldo procedente del cocido. Es tradición que las patatas estén peladas antes de la hora de la verbena. En su origen, la comida estaba destinada a los pobres pero ahora se reparte entre todos los devotos del santo que acuden a la ermita.

Hoy se ha celebrao San Roque,
en esta hermosa pradera,
y todo el mundo a comer
morenuca mía,
en esa preciosa rueda,
qué alegría,
ay, sí, sí, sí será verdad,
para el año que viene allí volverá.
Acércate a la rueda o si no no comerás.

Y no sólo comen los probes,
que tantas veces lo hicieran,
que también comen los ricos,
morenuca mía,
que allí con sus coches llegan,
qué alegría.

Los probes han mejorado
en estas benditas tierras
y demos las gracias al santo,
que nos salvó la epidemia.

Masio el de la Hayuela. Estrofa de su trova dedicada a «la Rueda de San Roque»

La Ermita de San Roque en Duña se abre cada año el día 16 de Agosto, día en que se celebra la misa y se saca al santo en procesión. Después de la misa, la gente se sienta en la pradera, dentro de un gran círculo marcado sobre el césped y en su interior se baila al son de los picayos, en honor del santo.

Terminado el baile, se inicia el reparto de la comida: primero se reparte el pan, luego los garbanzos y después la carne. El cura, según la costumbre, pasará por las distintas mesas a dar su bendición. La fiesta termina con una romería amenizada con música de orquesta.

La organización corre a cargo de la Cofradía de San Roque, creada desde antaño, y su presidente se encarga de comprar en la feria la «vaca sanroquera», que se sacrificará para elaborar la comida. Los cofrades son vecinos de los pueblos de Duña, Bustablado y Toporias (Udías). Existen cofrades del pueblo y cofrades forasteros. Estos últimos, son originarios o nacidos en estos pueblos, pero que trabajan y residen fuera de los mismos. Los cofrades están obligados a comer en la pradera, pero no de la comida que han preparado.

Hoy en día, ya no se alimenta a los pobres, sino que se ha convertido en una comida popular. Se le pide al santo por la cura de enfermedades o para solventar las dificultades de la vida.

Compartir:

Top
Left Menu Icon