Campa de Santa Lucía

Parque de la Campa de Santa Lucía

Parque público con columpios para niños. Lugar ideal para pasear entre chopos, descansar y bañarse en el río Saja. En la parte alta de la Campa, detrás del puente, hay una barbacoa. Es una zona muy tranquila y agradable para pasar el día con la tortilla o el bocata.

Desde la Campa de Santa Lucía tenemos unas vistas estupendas sobre la Sierra de Cos y la Sierra del Escudo de Cabuérniga, con la Hoz de Santa Lucía entre las dos alturas.

Leer más…

En el recinto se encuentran restos de un puente construido en 1590 para sustituir a uno de madera. El puente conserva en la actualidad solo dos arcos de lo que debió ser un largo puente. Tiene tajamares en forma de huso y espolones cúbicos con apartaderos, esquema tradicional castellano para la construcción de puentes.

Un cauce de derivación elevado sobre el río, llamado Caz del molino, cruza toda campa. Es un largo canal de sillería (445 m de longitud).

A un paso de la campa, en la  Hoz de Santa Lucía existe una central hidroeléctrica, con una pequeña presa. La energía de esta central fue utilizada en su momento como complemento de suministro eléctrico por la empresa Empresa Textil Santanderina S.A. ubicada en Cabezón de la Sal.

Cruzando el río Saja, por el puente que comunica el municipio de Mazcuerras y el Valle de Cabuérniga con Cabezón de la Sal, y ya en el tramo que va hacia Cabuérniga, se encuentra el Monumento a los Foramontanos. Hay una placa con la frase de Vïctor de la Serna:

«Aquí comienza esa cosa inmensa e indestructible que llamamos España».

“Aquí comienza España, si los españoles fuéramos medianamente aficionados a contarle a la gente propia y a la extraña algo de lo que somos y no esperáramos a que nos lo contaran aquí pondríamos una piedra lisa, rosada, de las canteras de la Hoz de Santa Lucia ( hermana en dignidad y nobleza de la arenisca dorada de Salamanca, del “travertino” romano y de la piedra de Colmenar) con este letrero: Aquí comienza esa cosa inmensa e indestructible que llamamos España”. 

Víctor de la Serna.

Compartir:

Top
Left Menu Icon