Pedro y Petra Ygareda Balbás

Don Pedro Alcántara de Ygareda y Balbás, nació en Santibáñez, el 19 de octubre de 1820. Doña Petra de Ygareda y Balbás nació igualmente en Santibáñez el 13 de mayo de 1824. Sus padres fueron Francisco Antonio de Ygareda y María Vicenta Balbás, originarios de Pesués y Mazcuerras respectivamente. Pedro murió en Cádiz el 6 de Marzo de 1883 y su hermana en la misma ciudad en 1887.

Leer más…

Siendo un muchacho, Pedro emigró a Cádiz, fue un jándalo, al igual que su hermana Petra, y como tantos montañeses de la época. Ambos hermanos hicieron fortuna dedicándose al comercio de vino en Cádiz. En 1882, don Pedro, que no tuvo descendencia, firmó su testamento, en el que nombró heredera a su hermana Doña Petra, quien al momento de su muerte, tampoco tenía  descendencia. Al año de la muerte de Petra, en 1888, se puso en marcha, por parte de sus albaceas, la «Fundación Pedro de Alcántara Ygareda y Balbás», para gestionar el legado que los dos hermanos habían donado a su pueblo natal. 

Los deseos de don Pedro Ygareda consistían en dotar a la villa de Cabezón de la Sal y a sus localidades limítrofes de varios centros escolares, una escuela de comercio, un asilo de ancianos y una plaza de abastos, e insistió en la necesidad de una formación de calidad con criterios morales católicos: deja para todo ello una gran dotación económica. Entre otras, dejó 200.000 reales destinados a la creación de un asilo, y otros tantos para crear escuelas católicas gratuitas, una para niños y otra para niñas, que fueran naturales de Santibáñez y Carrejo. Estas escuelas deberían construirse en el mejor término de la parroquia, pudiendo unirse a estas la antigua que ya existía. La de niños se dotaba con 12 reales diarios y la de niñas con 8, pudiendo estar ambas en el mismo edificio, aunque separadas. (Es interesante destacar que se siguió el método de enseñanza del pedagogo Federico Fröebel, lo que nos indica la apuesta de la fundación por una propuesta pedagógica moderna para la época, aún dentro de la mentalidad clásica que les caracterizaba). Es importante destacar que, a pesar de que había una dotación económica para hacer una plaza de abastos entre los objetivos de la Fundación, por la imposibilidad de llevarse a cabo por parte del ayuntamiento, se decidió prescindir de esta parte en los fines de la misma.

Doña Petra, que al igual que él había pasado la mayor parte de su vida en Cádiz, también donó 120.000 ptas. para escuela, hospital, o lo que se dispusiera, en Santibáñez o en Cabezón de la Sal.

Su patrimonio donado se repartió entre Jerez de la Frontera, Cádiz, Cabezón de la Sal, Santibáñez, Carrejo, Roiz y Pesués.

Entre los edificios más significativos de este legado de los jándalos a nuestro municipio están: el palacete urbano de la Casa Consistorial, El colegio Sagrado Corazón, La residencia de La Sagrada Familia, y la Escuela Taller.

«Respetar el nombre de Ygareda es respetar la historia de Cabezón y su patrimonio cultural con rasgos importantes en su identidad como pueblo; relegarle al olvido, además de una injusticia, es un error histórico».

Ricardo Aguirre ( antiguo Párroco de Cabezón de la Sal).

Compartir:

Top
Left Menu Icon