Iglesia de San Pedro

Iglesia de San Pedro de Santibáñez

Horarios de misas y oficios durante todo el año.

  • Todos los domingos a las 10h30.

Iglesia barroca edificada en siglo XVII, con añadidos en el XVIII, de una sola nave, dividida en tres tramos (marcados por los contrafuertes al exterior), con ábside cuadrado orientado al este y torre campanario de tres alturas a los pies. Construcción en mampostería con sillería en el pórtico, esquinales y cercos de los vanos.

Leer más…

Con posterioridad a su construcción inicial, al conjunto se le añadió un pórtico de tres arcadas que cubre la portada clasicista; los arcos descansan en pilastras rehundidas y en el esquinal derecho contiene un sencillo reloj de sol. La portada contiene un arco rebajado, decorado con casetones bajo un friso con motivos vegetales. Como remate, aparece un frontón triangular y en su interior una hornacina con imagen del patrono.

En el interior, cabe destacar como elementos singulares, un púlpito situado en la nave, en los bajos de la torre construida en el S.XVIII, tallado en madera (de alto relieve), y una pila bautismal de arenisca blanca a los pies, en los bajos de la torre construida en el siglo XVIII. La torre, además de realizar las funciones de campanario, actúa como baptisterio. Carece de retablo, pero tras el altar mayor se aprecian las tallas de la Virgen del Rosario y del Sagrado Corazón de Jesús, junto a la figura de Jesucristo crucificado. A los pies del arco de medio punto que cubre el altar, se observan dos imágenes que hacen referencia a San Antonio y a la Virgen de la Inmaculada. En la pared de la fachada norte, junto al púlpito, se ha restaurado el relieve dedicado también a la Virgen de la Inmaculada, y frente a esta, en la fachada sur, sobresale el conjunto de talla de la sagrada familia. El crucero aparece cubierto por bóvedas de crucería estrelladas de terceletes y combados, formando un rosetón. A los pies, se encuentra el coro, al que se accede mediante una escalera de madera, y bajo el que se encuentra la talla de San Pedro.

Fuentes orales cuentan que el nombre de la finca «La Campana», que se encuentra detrás de la iglesia, se debe a que antiguamente no existía la torre-campanario para llamar a misa. Tocaban una campana que colgaban de un roble, en el monte Santibáñez-Carrejo, para invitar a los vecinos de las dos localidades al rezo.

La iglesia primitiva, probablemente, fue trasladada a este emplazamiento por voluntad de Fray Mateo Gutiérrez de Villegas, como quedó recogido en su testamento en 1745. Las características del edificio indican que fue construido por un cantero vinculado al taller de Val de San Vicente. Sobre un contrafuerte, junto al pórtico, se observa un escudo de armas sin identificar, que indican la fundación de una capilla particular en el interior del templo.

Compartir:

Top
Left Menu Icon