Día de Cantabria

Día de La Montaña

El segundo domingo de agosto se celebra en Cabezón de la Sal el «Día de Cantabria», una bonita fiesta típicamente cántabra, que tiene lugar por primera vez en el año 1967, y que nace como una jornada de homenaje a las tradiciones populares y a la entidad histórica de nuestra región. Comenzó llamándose el «Día de la Montaña», ya que así se conocía históricamente a lo que en aquel momento era la provincia de Santander, y hoy es la Comunidad Autónoma de Cantabria. La fiesta fue declarada de Interés Turístico Regional en el año 1972.

Leer más…

Esta emblemática fiesta popular surge por iniciativa del que fuera entonces alcalde de Cabezón de la Sal, don Ambrosio Calzada Hernández, junto con un grupo de mozos de la localidad, con la idea de organizar un evento que enalteciera las tradiciones populares de nuestra tierra y representara un homenaje a las costumbres y tradiciones, a la cultura, a la artesanía, y, en general, todos los valores etnográficos de la región. El resultado no defraudó: a lo largo de los más de 50 años que lleva celebrándose, es considerada por todos como la fiesta que mejor representa la cultura y el sentimiento de todos los cántabros

«Cuando pusimos en marcha el Día de la Montaña, alguno habría podido pensar que nos arrogábamos presuntuosamente una desmedida representación. No era esa nuestra intención; pensábamos, sencillamente que Cabezón, los valles, los montes y los ríos que la rodean, sus gentes, sus artesanos, sus casonas y su vieja tradición literaria, todo ello formaba un conjunto prototípica y apasionadamente montañés…»

Don Ambrosio Calzada, en referencia al «Día de la Montaña»

Desde primeras horas de la mañana, hombres, mujeres y niños salen a la calle ataviados con el traje típico montañés, tiñendo las calles de rojo y blanco (los colores de Cantabria). Gente de toda la región, y de fuera de ella, se da cita en Cabezón para vivir una jornada festiva única, en la que la música, la artesanía, la gastronomía y todo tipo de espectáculos típicamente cántabros, pueden sorprenderte en cualquier momento, por las calles y plazas de la villa.

La fiesta comienza a primeras horas de la mañana con una diana, con bandas de gaitas y charangas. A lo largo de toda la mañana y la tarde se celebra por las calles de villa una Feria de la Artesanía y Cerámica de Cantabria, así como un Mercado de Productos Típicos, entre los que podrás encontrar empanadas, quesucos, miel, dulces típicos, orujo, sidra, vinos de la región, además de frutas, verduras, hortalizas, embutidos, etc.

Acercándonos ya al mediodía, en el Parque Municipal del Conde San Diego, tendrá lugar el tradicional izado de la banderas de España, así como las de las 17 comunidades autónomas. La bandera de Cantabria será izada por el Presidente o Presidenta de la Comunidad Autónoma, que pronunciará un discurso o mensaje a todos los cántabros. El acto cuenta con la presencia de numerosas autoridades de la región, como consejeros, alcaldes de otros municipios vecinos, así como personajes ilustres e importantes del mundo de la cultura, la política o del deporte. A partir de ese momento, en la Plaza de la Bodega habrá diversas actuaciones musicales con «sabor tradicional» de agrupaciones folklóricas de danzas y picayos, trovadores, rabelistas, gaiteros, coros y rondas así como solistas de canción montañesa que animarán la jornada también por las calles y plazas del pueblo. Por la tarde se celebran concursos de arrastre de bueyes, domas de ganado y el certamen de bolos «Memorial Ambrosio Calzada».

Y para culminar, no podía haber mejor manera de terminar el día, que con el tradicional Desfile de Carrozas. Los vecinos y vecinas del Valle de Cabezón, así como de algún pueblo vecino, se esmeran durante semanas para hacer una representación de nuestra cultura, y que quede reflejada en una carroza: una casa típica con su balcón de madera, un día de siega, una serrería, una fragua, o la matanza del «chon», entre otras. No dejes de ver, sobre las 8 de la tarde, el paso de las carrozas por las principales calles de la villa, abarrotadas de lugareños y turistas que van buscando un sitio a lo largo de aceras y plazas, desde el que ver el mágico espectáculo. Junto con las carrozas, irán alternándose grupos de danzas y picayos, rondas de mozos, charangas, piteros, gaiteros, pandereteras, bigaristas…El desfile termina con una «pasá» de ganado tudanco con sus sonoros campanos, precedidos de yeguas, cabras, ovejas, y perros pastores.

Cabezón de la Sal jugó un importante papel en la historia reciente de nuestra Comunidad, al ser el primer Ayuntamiento en solicitar la autonomía para Cantabria.

Lista de pregoneros del Día de Cantabria.

Compartir:

Top
Left Menu Icon