Legado arquitectónico

Arquitectura en Cabezón de la Sal

El visitante que se aproxima a paisajes y monumentos con una identificación afectiva, extraerá algo nuevo, poético, de lo visitado. El Municipio de Cabezón está bien representado en uno de los aspectos más interesantes del Patrimonio de Cantabria: La Casa. No hay otro patrimonio artístico más abundante en Cantabria, y es sin duda uno de los que más llaman la atención. He aquí un buen motivo para viajar, conocer, descubrir y reflexionar.

Leer más…

Que Cantabria es una bella región, nadie lo pone en duda, que en ello juega un papel fundamental la naturaleza, tampoco, y que el complemento a tal belleza lo compone su singular arquitectura, es una realidad por descubrir.

El amante de nuestra tierra quedará obligado a tomar el vehículo y picotear “a salto de arquitectura” por nuestro municipio que, aunque pequeño, nos regala tantas y tan agradables sorpresas, en un singular paseo arquitectónico por medio del cual descubrirá y entenderá mejor la historia de Cabezón de la Sal.

En el valle de Cabezón de la Sal, la arquitectura aristocrática e hidalga está especialmente unida a los territorios rurales. A partir del siglo XVI y, sobre todo en el XVII y el XVIII, aristócratas e hidalgos construyeron sus palacios (así se les llamaba, tanto por ser la casa del señor, como por su arquitectura) en los lugares de sus feudos o donde eran propietarios de la tierra. Muchas veces el dinero procedía de la aventura americana, lo que quedaría reflejado en el siglo XIX y el XX, en la arquitectura ecléctica que identificamos con los indianos y los jándalos.

Algunas veces, estas construcciones se hicieron en villas y pueblos más antiguos ya consolidados, y otras muchas en el campo, siendo en este caso  frecuente que el palacio fuera la fundación de una aldea o de un lugar del que tomaba apellido el señor.

El desarrollo de Cabezón no ha desnaturalizado su rico patrimonio arquitectónico y, aún introduciéndose por los modernos entramados de la villa, se pueden ir descubriendo, en cualquier rincón, los vestigios que ha ido dejando su rica historia.

Predomina en nuestro municipio la arquitectura “popular” frente a la “culta”, la “civil” sobre la “religiosa”, y las construcciones típicamente barrocas frente a las de otras etapas.

La mayor parte de los edificios que se conservan con antigüedad superior a un siglo, son construcciones civiles, realizadas en su mayor parte durante el siglo XVIII. Se trata de casonas de labranza, en algunos casos timbradas con uno o varios escudos sobre los hastiales, aunque los propietarios concebían su casa como una herramienta productiva más, como puede deducirse de la morfología de las mismas.

En su mayor parte se encuentra en manos privadas. En  Cabezón, sólo una parte de los edificios que pudieran ser considerados singulares, son de titularidad o uso público, como el Ayuntamiento, el edificio “La Torre”, el molino de Sajón, el palacete de San Diego, la Biblioteca Municipal, o el Centro de Estudios Rurales de Cantabria.

Compartir:

Top
Left Menu Icon