Residencia Sagrada Familia

Residencia Sagrada Familia

Es un magnífico edificio proyectado en 1889 por el arquitecto Pedro Valle y Llano e inaugurado en 1904, que actualmente se destina a residencia de ancianos, pero, según constaba en una inscripción desaparecida, era asilo de ancianos y escuela de niñas y párvulos.

Leer más…

Originalmente fue proyectado para alojar una Escuela Agrícola, según programa diseñado por un religioso marista francés, como era deseo de don Pedro Ygareda en su testamento, pero finalmente se orientó al uso que tiene actualmente.

EL edificio fue un espacio dedicado principalmente a atender a los más desfavorecidos, fundamentalmente ancianos, facilitándoles comida y cama, así como la asistencia personal y sanitaria. En sus orígenes el servicio que se prestaba tenía el carácter de humanitario fundamentado en la caridad cristiana, y donde los recursos económicos eran muy escasos. Hoy en día se ha reconvertido en Residencia de Mayores y en Centro de Día para el Valle del Saja, funcionando en la actualidad con gran actividad, subvencionada  por el Gobierno de Cantabria.

Es un edificio realizado en estilo neogótico, con fachadas de sillería, que se inscribe en la línea de los «revivals», propios de la España de finales del siglo XIX e inicios del XX. La piedra es arenisca rosada, probablemente proveniente de las canteras de Santibáñez.

La Residencia está formada por un espléndido edificio de gran belleza arquitectónica, rodeado de un gran jardín en el que se encuentra un monumento en recuerdo del donante, y que en su día fue huerta de cultivo. Todo el conjunto está cercado con una artística verja de hierro.

Presenta planta rectangular, con portalada adelantada respecto al conjunto y acceso a través de entorno ajardinado. Se organiza en un cuerpo central con capilla y dos laterales de dos alturas y bajo cubierta, que acogen dependencias destinadas a habitaciones y servicios.

La portalada, centrada aparece dividida tan solo en dos alturas; en la inferior, el acceso tiene lugar a través de arco de medio punto, con arquivoltas partiendo del trasdós. En el segundo cuerpo, bajo dos molduras; la primera imitando arco conopial (coronada por otra de falso arco), hallamos dos altas ventanas geminadas de medio punto con óculo sobre el parteluz.

Sobre la portada, aparece una espadaña de una sola tronera, rematada a modo de frontón, flanqueada por pináculos asentados sobre falsas pilastras, que cierran verticalmente los laterales.

En alzado presenta tres alturas separadas por cornisa de cincha, con tratamiento diferenciado de los vanos. En la primera planta estos se rematan con arcos en forma de quilla o mitra. En la segunda con arcos escarzanos y en la última aparecen como remate de los ventanales arcos rebajados de tendencia elíptica bajo casetones en forma de frontón. 

Compartir:

Top
Left Menu Icon