Ruta a Piralba

Ruta a Piralba y Cantos Redondos

Esta ruta circular, con inicio y fin en Santibáñez, te cautivará por la belleza y espectacularidad de sus paisajes. Son unos 10 km y una duración aproximada de 5 horas. Dificultad media debido a la fuerte inclinación. La ruta asciende por la Sierra del Escudo de Cabuérniga hasta el pico de Piralba, desde donde se observa por un lado la costa de San Vicente, Oyambre y Comillas, por otro lado el Valle de Cabuérniga con Peña Sagra y los Picos de Europa como telón de fondo. A nuestra espalda el municipio de Mazcuerras y todo el fondo del Valle de Cabezón. ¡Impresionante!. El descenso se realiza por el camino popularmente conocido como el “Pernal de Marifernández”.

Leer más…

PR-S 121

Longitud: 0 Altura máxima: 0 Altura mínima: 0 Subida acumulada: 0 Bajada acumulada: 0

Tanto la subida como el descenso son bastante empinados y con firme irregular por lo que viene bien llevar palos de escalada. No es aconsejable hacer esta ruta en condiciones meteorológicas adversas. Pasaremos por zonas donde el ganado pasta en semilibertad y por eso es importante que dejemos cerradas todas las portillas que encontremos a nuestro paso.

  • Iniciamos la ruta en el lavadero y fuente de Santibáñez y empezamos el ascenso por un camino de tierra que, tras pocos metros, se convierte en una pista de hormigón. El camino discurre entre una variada vegetación autóctona de robles, (Quercus robur), acebos (Ilex aquifolium), castaños (Castanea sativa), avellanos (Corylus avellana), Majuelos (Crataegus monogyna) y abedules (Betula alta), entre otros. También es probable que nos encontremos con el arrendajo (garrúgulus en el argot científico), un ave paseriforme perteneciente a la familia de los córvidos. Al final de la pista pasamos por un paso canadiense y una portilla que debemos volver a cerrar tras nuestro paso. A medida que vamos ascendiendo, el bosque desaparece para dar paso a prados, escajos y formaciones rocosas. Observamos, a nuestro paso, el brezo cantábrico (Daboecia cantabrica), Narciso amarillo (Narcissus), orquídeas silvestres y acebos recortados por las cabras.
  • Guiados por la señalización GR-76 del acontecimiento deportivo “Los 10.000 del Soplao”, llegamos al Pico Piralba (560 m) conocido como el “Palo de Santa Lucía”, fácilmente identificable por la presencia de antenas de televisión. Levantamos la vista para tomar aliento después de la empinada subida y descubrimos el impresionante paisaje que nos rodea, a nuestra izquierda el Valle de Cabuérniga, La Hoz de Santa Lucía y el serpendeado Río Saja, debajo de nosotros, Ucieda y Ruente, el Monte Aá, que llega hasta Carmona, y más al Sur divisamos Pico Cordel, Cueto Ijan, Pico Tres Mares y al otro lado, al Oeste, Peña Sagra y los Picos de Europa. A nuestra derecha el Mar Cantábrico con la costa de Comillas, Oyambre y San Vicente de la Barquera, y más cerca, el Monte Corona.
  • Una vez arriba, empezamos a avanzar por la cumbre y a nuestro paso nos encontramos con el monumento a un ganadero, Camilo Herrero Iglesias, con una talla en piedra de una vaca tudanca. Podemos encontrar rebaños de cabras y vacas que pastan en semilibertad por esas alturas, respeta su entorno y su plácido deambular por los pastizales. Mientras nos acercamos a los enormes Cantos Redondos, es muy probable que veamos planear ejemplares de buitre leonado. Durante este tramo, el camino está complicado, tendremos que ir buscando la ruta entre las enormes piedras (por encima de las cuales tendremos que pasar), aunque no hay pérdida, ya que no hay duda de que debemos seguir hacia adelante.
  • Llegamos a Cantos Redondos (638 m), donde se sitúa un vértice Geodésico y seguimos cresteando por la cumbre. Nos encontraremos una señal del GR 76, que señaliza el camino de “Los 10.000 del Soplao”: ese camino desciende a Ruente, por lo que lo ignoramos, y seguimos de frente unos cuantos metros más, hasta encontrar una señalización de la ruta de la Cambera de los Moros, ya en el municipio de Valdáliga. Aquí hay una señalización del punto PR-S 121, y llevaremos recorridos algo más de 5 Km.
  • A partir de la señal de La Cambera de los Moros, nos damos la vuelta y empezamos nuestro regreso a Santibáñez, dejando la cumbre de La Sierra del Escudo a nuestras espaldas. Los pastos y rocas desaparecen y el camino entra en un bosquete de vegetación autóctona de robles, castaños, acebos, alisos, sauces, fresnos, hayas y majuelos (estos últimos, son fáciles de reconocer porque su hoja se asemeja al perejil).
  • La bajada, con alguna pequeña subida, transcurre por el Pernal de Marifernández hasta llegar a la portilla del paso canadiense que cruzamos a la subida, que volveremos a dejar cerrada. Al final del recorrido, cuando ya vemos Santibánez a la izquierda, la pista baja recta en dirección a Santa Lucía pero nosotros debemos girar hacia la izquierda y volver a tomar el camino de tierra por el que subimos. En unos metros llegaremos al lavadero donde podremos refrescarnos y beber agua de su fuente. Nuestra ruta ha terminado.

Compartir:

Top
Left Menu Icon