Ruta Minera

Ruta minera El Pelurgu

Ruta minera que transcurre de forma circular por el vecino municipio de Udías y entra en el municipio de Cabezón a su paso por Duña. En el tramo que discurre por Duña el paisaje cambia radicalmente y entramos en una zona muy pedregosa en la que veremos varios carteles que indican las zonas de la antigua extracción del mineral. Son unos 8 km, duración aproximada de 4 horas y dificultad moderada. Comienza en el barrio La Gándara, en Cobijón, aunque puede hacerse también desde Duña en el municipio de Cabezón.

Leer más…

Longitud: 0 Altura máxima: 0 Altura mínima: 0 Subida acumulada: 0 Bajada acumulada: 0
  • Ruta verde en bici y apto para familias hasta el pozo Peña Montero.

Dentro del recorrido de esta ruta circular proponemos un tramo lineal, muy aconsejable para hacer con niños o en bici, desde Cobijón hasta el pozo de Peña Montero y vuelta por el mismo sitio. Es un tramo muy sencillo que atraviesa los túneles por los que circulaban las vagonetas del tren transportando el mineral. Los túneles son oscuros y es necesario llevar linterna. Los niños, linterna en mano, se convertirán en pequeños exploradores.

Es muy importante llevar agua, ya que en todo el camino, no se ve ningún arroyo ni fuente. La linterna es imprescindible para poder atravesar el primer túnel, con un tramo de oscuridad casi absoluta. En algunas zonas el terreno es muy pedregoso y las subidas pronunciadas por lo que no es aconsejable hacer esta ruta con niños pequeños, excepto el recorrido lineal arriba mencionado, ni en bici más allá del referido pozo del Madroño o Peña Montero.

Algún tramo de la ruta comparte señalización con la denominada «Ruta de las minas de Udías», por lo que es importante estudiarla antes de salir y así evitar confusiones. Las vistas, desde cualquier punto del camino, son espectaculares: podrás ver al norte el Mar Cantábrico; al oeste los Picos de Europa; y al frente una bonita estampa de todos los pequeños barrios que forman el municipio de Udías. Desde el tramo más alto de la ruta, contemplamos una preciosa panorámica del otro lado: al sur veremos parte del Valle de Cabezón, Mazcuerras, o Herrera de Ibio; y al este, podemos ver el Monte Dobra.

  • La ruta empieza y acaba en el Barrio la Gándara de Cobijón. Nos encontramos en una explanada con un panel que indica «Ruta del Pelurgu». En esta zona observamos varios vestigios de la explotación minera: un edificio amarillo que era usado como almacén de máquinas y jardinera, las ruinas de los que un día fueron los lavabos de los obreros y la zona de hornos y lavaderos. A la izquierda del camino podemos ver, algo tapados por la maleza, los restos de un antiguo horno. Esta explotación minera llegó a tener más de 400 trabajadores provenientes en su mayoría de Cantabria, Asturias y Galicia, y se cerró en los años 30 del siglo pasado. El cierre fue propiciado por la crisis económica del 29 y la guerra civil. Un lugareño nos cuenta, que a raíz del cierre de la mina, los habitantes de Udías tuvieron que ir a pedir pan y limosna. Llevaban un saco al hombro y desde entonces se conoce a los vecinos de Udías como «los del sacu».
  • Empezamos a caminar y el primer tramo, que nos lleva al Pozo de Peña Montero, transcurre por el trazado de la antigua vía férrea que servía para transportar el zinc desde el pozo hasta la zona de hornos y lavaderos. Avanzamos por un precioso camino de color rojizo con arbolado autóctono de avellanos, saúcos y algún acebo. Pasamos por un viejo puente dejando a la izquierda las casas que antaño fueron las viviendas de los ingenieros de la mina.
  • El camino empieza a encajonarse en la roca y llegamos al primer túnel. A partir de aquí podemos observar en el suelo las gastadas traviesas de madera de la vía del tren. Al otro lado del túnel vemos una repoblación de árboles de Naturea. Por las orillas del camino crece la «globularia», un arbusto de hoja perenne con pequeñas flores azules, púrpuras, violetas, rosadas o blancas muy numerosas. También veremos algunos ejemplares de eléboro, Helleborus foetidus, planta de hoja perenne. Seguimos encontrando los restos de traviesas de madera del antiguo trazado del ferrocarril minero y unos cuantos metros después del túnel, observamos a la derecha una pequeña cavidad o cueva. Enseguida nos encontramos con el segundo túnel. El camino discurre por zonas de claros y zonas encajonadas en la roca en las que la vegetación hace de puente proporcionando una agradable sombra.
  • Mas adelante llegamos a una zona mas amplia y a la derecha veremos un camino ascendente, muy pendiente y con piedras sueltas que obviaremos de momento. A unos 50 metros está el Pozo Peña Montero, mas o menos mitad del recorrido circular y final de la ruta lineal apta para hacer con niños o en bici. A pesar del deterioro y del nulo mantenimiento, es fácil imaginarse aquel lugar hace mas de cien años, cuando la actividad minera hacía de Udías una zona económicamente próspera. El torno de extracción y el castillete están relativamente en buen estado. En el castillete vemos el anagrama de la RCA, Real Compañía Minera asturiana.
  • A partir del pozo, tenemos tres opciones: la primera es subir por un pequeño camino muy empinado que sale por la parte de atrás del pozo, la segunda es continuar por el camino por el que habíamos llegado que asciende hasta llegar a un cruce en el que giraríamos hacia la derecha rodeando el pozo por arriba, y la tercera volver para atrás para subir por el camino de piedras que habíamos dejado 50 metros antes de llegar al pozo. Cualquiera de las tres opciones nos llevará a la misma cambera de subida hasta una cima que nos devolverá al principio de la ruta. A pocos metros de subida vamos a encontrar una bifurcación con cinco posibles caminos. Cogemos el camino que sube a la cima, todo recto y seguiremos subiendo hasta llegar a un terreno llano. Vamos a ir encontrando cruces, tomaremos siempre hacia la derecha.
  • Al llegar a la cumbre el arbolado desaparece, el firme es mas llano y empieza a descender ligeramente. Nos estamos acercando a la zona minera de Duña, en el municipio de Cabezón. Aumenta el descenso y el terreno se vuelve muy pedregoso. En las ollas que hace el relieve, se ven cavidades de la antigua explotación minera. Llegaremos a un punto en el que el camino de la izquierda nos llevaría a Duña. Como nuestra intención es llegar al inicio de nuestra ruta, en Cobijón, optamos por el camino de la derecha que sigue descendiendo.
  • Mientras descendemos contemplamos el paisaje formado por matorral de escajos, alguna encina y ejemplares de Rhamnus alaternus. También veremos pequeños túneles de la antigua mina, y numerosos muros hechos de piedra, por los obreros de la mina, seguramente como muros de contención del terreno. Encontramos una portilla que está abierta, por lo que seguimos nuestro camino sin cerrarla (importante dejar las portillas tal y como nos la vamos encontrando).
  • Continuando con la bajada, llegamos a un nuevo cruce en el que vemos una casa sola, antes de la cual nos encontramos nuevamente otra portilla, esta vez cerrada, por lo que la abrimos para pasar y la volvemos a cerrar. Después de la portilla, continuaremos bajando por el camino de la derecha, dejando la casa a la izquierda.
  • Seguimos bajando hasta encontrar un nuevo cruce de varios caminos, que nos da paso a una explanada: hemos llegado al punto de partida de la ruta en Cobijón.

Compartir:

Top
Left Menu Icon