Molino de Carrejo

En la falda de la Sierra del Escudo de Cabuérniga se encuentra el Molino de Carrejo en la localidad que le da su nombre, Carrejo, situado a 1,5 Km de la villa de Cabezón de la Sal. En el año 2002 este molino fue incluido en el Inventario General del Patrimonio de Cantabria.

Leer más…

Funcionamiento del molino

Durante la Edad Moderna (siglos XVI a XVIII) se multiplica la construcción de molinos para la producción de cereal, gracias a la llegada del maíz en el siglo XVII. Este cultivo se adaptó perfectamente a las características del suelo y al tipo de explotación de la región, convirtiéndose en la base de la alimentación. Dicho de otra manera, la llegada del maíz supuso una auténtica revolución. Incluso Cantabria consiguió la autosuficiencia de grano por primera vez en su historia.

Es en esta época cuando se construye el molino para la molienda de maíz y otros cereales. Si bien se desconoce la fecha exacta de su construcción, se atribuye al siglo XVIII al ser de 1752 la primera referencia al mismo, cuando Fernando de Cos-Gayón declara tener en Carrejo «un molino de dos ruedas…» Y no puede ser otro.

Se trata de un molino harinero hidráulico, que ha estado en funcionamiento hasta aproximadamente mediados del siglo XX. Originariamente y según se recoge en el Catastro de Ensenada, estaba incluido en las propiedades de la familia Cos y Gayón (casona al otro lado de la carretera) cuyo constructor fue Don Antonio de Ygareda Barreda Gayón y Bracho, o su sucesor Don Juan Antonio de Ygareda Barreda y Gayón.

La edificación es de planta rectangular con cubierta a cuatro aguas, construido casi íntegramente en piedra de mampostería, y sillería en los esquinales y huecos de los vanos, con excepción de los muros sur y norte los cuales son de madera y ladrillo, revocado en el caso de la fachada sur y visto en el caso de la norte.

El interior se compone de tres dependencias, dos de ellas de pequeñas dimensiones y otra de mayor tamaño, destinadas tradicionalmente a dormitorio, cocina y molino.

Ya en la Edad Contemporánea (siglos XIX y XX), los molinos harineros reconvierten su producción para destinarse ahora a la producción hidroeléctrica: el Molino de Sajón, de 1898; el Molino de la Cabroja, de 1907. También se reorientaron a ayudar en otros procesos como la molienda de cacao o el torneado de piedras de afilar.

Actualmente el edificio está habilitado para la realización de visitas guiadas, explicando el contexto histórico, el funcionamiento y los útiles empleados. Conserva todos los mecanismos y útiles de la molienda como son dos ruedas, tolvas, cajones para recoger la harina molida, celemines, etc.

Compartir:

Top
Left Menu Icon